Sexto chakra ∼ Chakra Ajna ∼ Tercer ojo

Sexto chakra ∼ Chakra Ajna ∼ Tercer ojoEl sexto chakra, también conocido como chakra Ajna, chakra frontal, tercer ojo, ojo de la sabiduría, ojo interior o chakra de las órdenes; se localiza justo por encima de la nariz, en el centro de la frente. Es en este chakra dónde se consuma la percepción consciente del ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, del recuerdo y de la voluntad. Asimismo, a nivel físico, es la central de control superior del sistema nervioso central.

El tercer ojo sirve de asiento a todos y cada uno de los procesos de concienciación, obteniendo mediante este chakra la manifestación mediante la fuerza del pensamiento y pudiendo crear nuevas realidades en el plano psíquico al mismo tiempo que borramos realidades anteriores.

Generalmente los pensamientos que determinan nuestras vidas vienen controlados inconscientemente por nuestros patrones emocionales no liberados, por juicios y prejuicios propios o ajenos. De modo que nuestro espíritu no es quien nos domina, sino que actuamos en función de nuestros pensamientos cargados de emociones.

Ahora bien, con el desarrollo de nuestra conciencia y la apertura gradual del tercer ojo seremos capaces de dirigir de forma consciente nuestros pensamientos y emociones. Además, si sumamos un chakra cordial abierto seremos capaces de emitir energías sanadoras y de hacer sanaciones a distancia.

Al mismo tiempo, el chakra Ajna nos abre las puertas de acceso a todos los planos de la creación ocultos tras la realidad física. Estos planos nosotros los entendemos en forma de intuición, mediante la visión clarividente o a través de la clarividencia auditiva o táctil.

 

 

Características

  • Significado del nombre del chakra: “centro de control, autoridad, mando, poder ilimitado”
  • Tativa (elemento): luz.
  • Color básico: añil, índigo.
  • Colores complementarios: también amarillo y violeta.
  • Función sensorial: todos los sentidos, también percepción extrasensorial.
  • Símbolo: loto de 96 pétalos.
  • Principio básico: conocimiento del ser.
  • Localización: rostro, ojos, nariz, senos paranasales, orejas, cerebelo y sistema nervioso central (plexo medular, plexo pineal); el centro del entrecejo.
  • Glándulas correspondientes: glándula pineal y glándula pituitaria (hipófisis). La hipófisis, también conocida como la “glándula maestra” controla el funcionamiento del resto de glándulas corporales a través de su secreción interna. Como si un director de orquesta se tratase, establece una conexión armónica de las demás glándulas.
  • Correspondencias astrales:
    • Mercurio (signo zodiacal: géminis): pensamiento racional, conocimiento intelectual.
    • Júpiter (signo zodiacal: sagitario): Conocimiento de las relaciones interiores, pensamiento holístico.
    • Urano (signo zodiacal: acuario): Intuición superior, conocimiento súbito, pensamiento de inspiración divina.
    • Neptuno (signo zodiacal: piscis): intuición, capacidad imaginativa, acceso a verdades interiores a través de la entrega.

 

 

Funcionamiento

Actualmente el tercer ojo se encuentra completamente abierto en muy pocas personas, pues su desarrollo va siempre ligado a un desarrollo avanzado de la conciencia. No obstante, aunque el sexto chakra no esté completamente desarrollado puede funcionar igualmente de forma armónica. Esto se observa en personas con un entendimiento despierto y con habilidades intelectuales.

Las personas cuyo Ajna funcione de forma armónica poseen una facultad bien desarrollada de visualización y captan de forma intuitiva muchas relaciones. Su espíritu está concentrado y abierto a las verdades místicas; consiguiendo interpretar las manifestaciones exteriores de las cosas que inicialmente eran espirituales en manifestaciones en el plano material.

A medida que el tercer ojo se vaya desarrollando, más descansará nuestro pensamiento sobre el conocimiento directo e interior de la realidad. Aunque actualmente lo más frecuente no es desarrollar a la vez todo el chakra, sino que lo que suele ocurrir es que las personas empiecen a desarrollar cualidades parciales del sexto chakra, como la clarividencia o la clarividencia táctil en algunos planos existenciales; mientras que otros tienen intuiciones de otras dimensiones de la realidad (p.ejemplo: en la meditación o en el sueño).

Son tantas las facultades y capacidades perceptivas que es capaz de proporcionarnos un tercer ojo abierto que nos resulta muy difícil describirlas todas en este artículo, ya que necesitaríamos de muchos libros para poder hablar de todas ellas. No obstante, intentaremos transmitirles de forma global las principales características de aquellas personas que han conseguido desarrollar plenamente el sexto chakra.

Cuando el tercer ojo ha conseguido un desarrollo íntegro percibimos el mundo de una forma completamente nueva, los límites de nuestra comprensión racional se superan con creces, nuestro pensamiento es holográfico e integramos de forma espontánea el conocimiento de todas las informaciones que nos llegan desde los distintos ámbitos de la creación.

En esta situación el mundo material se vuelve transparente para nosotros, es un espejo en el que bailan las energías que se ejecutan en los planos más sutiles de la creación; así como nuestra conciencia se muestra como un espejo en el que conocemos el ser divino. Nuestra percepción extrasensorial es tan transparente que podremos percibir de forma directa las fuerzas que actúan detrás de la superficie de las apariencias exteriores, y seremos capaces de controlar de forma consciente estas energías y hacer surgir formas propias de manifestación de estas fuerzas. Ahora bien, al hacerlo estaremos sujetos a unas leyes regulares concretas, cuyo marco no seremos capaces de sobrepasar; de forma que se conserve un orden natural.

Nuestra intuición y visión interior nos abrirán el camino hacia los planos más sutiles de la realidad, conociendo que entre el plano de la creación material y el ser puro existen infinitos mundos habitados por las esencias más variadas. Ante nuestro ojo interior se desenvolverá un complejo drama de la creación, que simulará no tener fin en sus formas y planos de la realidad siempre cambiantes y nuevos. Puede que sintamos un profundo temor al contemplar la grandeza de este drama divino.

Cuando existe un funcionamiento inarmónico del tercer ojo la sensación de “pesadez de cabeza” es la repercusión más frecuente. Suele darse en personas que viven principalmente a través del intelecto y la razón, y cuando intentan regular todo mediante el entendimiento solo dan validez a las verdades que les transmite su pensamiento racional. Sus capacidades intelectuales están muy marcadas y poseen el don de del análisis sagaz, pero carecen de visión holística y de la capacidad de integración en una amplia relación cósmica. Por ello, sólo son capaces de dar validez a aquello que es captable por el entendimiento y verificable con métodos científicos; rechazando el conocimiento espiritual por acientífico e irrealista.

En las personas con un funcionamiento inarmónico del sexto chakra es característico intentar influir a través del pensamiento sobre las personas o cosas para demostrar su poder o satisfacer las necesidades personales. Además, el funcionamiento inarmónico del tercer ojos suele asociarse a una alteración del plexo solar, y un infradesarrollo del chakra cordial y coronal.

Cuando el chakra radical está alterado y existen otros chakras cuyo funcionamiento armónico es deficiente las energías del sexto chakra estarán consecuentemente mal dirigidas. Pudiendo suceder que aunque tengamos acceso a los niveles más sutiles de la percepción, no reconozcamos el verdadero significado de las imágenes e informaciones recibidas; pues éstas podrían mezclarse con nuestras propias ideas y fantasías procedentes de nuestros patrones emocionales no procesados. Por lo que podríamos identificar estas imágenes marcadas subjetivamente como la única existencia, y con ello proyectarlas al mundo exterior perdiendo la referencia de la realidad.

Por otro lado, en caso de hipofunción del tercer ojo, el flujo de energías de éste chakra se encuentra obstruido y para nosotros la única realidad es el mundo exterior visible. Por tanto, nuestra vida dependerá de los deseos materiales, necesidades corporales y emociones no reflexivas; interpretando las disputas intelectuales como estresantes e inútiles, y rechazando las verdades espirituales (ya que para nosotros son imaginarias y fruto de sueño insensatos que no representan una referencia real).

Además, cuando la función del sexto chakra es deficitaria, cuando nos exigen mucho perdemos la cabeza con facilidad. Posiblemente también seamos muy olvidadizos y tengamos alguna alteración en la visión (propias de la hipofunción del sexto chakra). Las alteraciones en la vista son una llamada de atención para que miremos más hacia el interior y conozcamos aquellos ámbitos que se esconden detrás de la superficie visible. Finalmente, en casos extremos nuestros pensamientos podrían ser poco claros y confusos, y estar completamente determinados por nuestros patrones emocionales que no liberamos.

 

 

Purificación ~ Activación del sexto chakra

Sonidos terapéuticos

Cualquier sonido que tranquilice nuestro espíritu y lo abra, y que evoque imágenes y sensaciones de amplitud cósmica, es idóneo para activar y armonizar el tercer ojo. Podemos emplear música de la “Nueva Era” o música clásica de oriente-occidente (en particular de Bach).

Por otro lado, la vocal que activa el chakra frontal es la “i”, que coincide con la nota “la” y el mantra KSHAM. La vocal “i” desencadena un movimiento dirigido hacia arriba que representa la fuerza de la inspiración, que siempre nos lleva hacia nuevos movimientos.

 

 

Experiencia natural

Observar el cielo nocturno profundamente azul y plagado de estrellas estimula el tercer ojo. Se trata de una experiencia natural que abre el espíritu a la inmensidad y a la infinita hondura de la creación que se manifiesta de infinitas formas y permite divisar las fuerzas sutiles, las estructuras y leyes regulares que ejecutan los cuerpos celestes en su danza cósmica por la inmensidad del espacio, y que también son eficaces tras las manifestaciones aparentes de nuestra vida sobre la tierra.

 

Cromoterapia

El auténtico color de Ajna es el añil claro o transparente, aunque también pueden divisarse matices amarillos y violetas. Colores que indican variadas formas de funcionamiento en distintas planos de conciencia. Mientras que el pensamiento racional o fruto del intelecto podría generar una radiación amarilla; la intuición y los procesos de conocimiento integrales tenderían a crear una radiación de color oscuro transparente.

Para abrir y clarificar el sexto chakra el color añil transparente es idóneo, pues proporciona al espíritu tranquilidad interior, transparencia y profundidad. Además, potencia y cura los sentidos y los abre para planos más sutiles de la percepción.

 

Aromaterapia

El aroma refrescante de la menta diluye bloqueos en el sexto chakra y favorece la eliminación de estructuras mentales viejas y restrictivas. Además ofrece a nuestro espíritu claridad y vivacidad, y promueve la fuerza de la concentración.

Por otro lado, el suave y aflorado aroma del jazmín permite que nuestro espíritu se abra a imágenes y visiones que llevan en sí los mensajes de verdades más profundas. Permitiendo que las vibraciones refinen la percepción y unan las energías del tercer ojo con las del chakra cordial.

 

Naturalia Online  Los Siete Chakras

1 comment

  1. Estimado Jose9 LuisSentimos comunicarte que, por el motnemo, la revista UDMAGIS sf3lo es editada en formato digital.Es una revista que hemos comenzado a editar el af1o pasado en el servicio de pastoral de la Universidad de Deusto.El prf3ximo nfamero -el sexto- vere1 la luz a finales del mes de noviembre.Un cordial saludoJose9 EiaguirreDeusto Campus Fe

Deja un comentario