cultivo de llanten ecologico

Sembrar y Cultivar Llantén mayor | Plantago major

El llantén es una planta con amplias propiedades medicinales. Perteneciente a la familia de las Plantagináceas con nombre científico de Plantago major. También es conocida como llantén mayor, llantén grande, llantai o yantin.

 

Características del llantén

 

El llantén es una especie de tamaño pequeño. Su altura promedio varia entre 30 y 40 centímetros y sus hojas alcanzan una dimensión de hasta 15 centímetros.

Sus hojas son ovalada y dentadas. Estas se encuentran distribuidas en una roseta, en la zona de la base del tallo. Sus flores se encuentran agrupadas en espigas con forma cilíndrica y son de color amarillento. Su fruto es capsular, con 4 a 16 semillas de color oscuro.

Esta planta es perenne y se encuentra con facilidad y naturalmente, en los borde de camino y en tierras cultivadas. El llantén crece comúnmente en praderas y terrenos calcáreos. Se encuentra en toda Europa, en Asia Occidental, al norte de África, en toda América, las Antillas Mayores y Menores, y las Bermudas.

 

Cultivo del llantén mayor

 

  • La siembra de llantén se puede realizar durante todo el año, pero se recomienda realizarla a finales de invierno o principios de primavera, ya que fuera de estas fechas la planta no alcanzará su perfecto desarrollo.
  • Se puede cultivar llantén tanto en el huerto como en maceta. Hay que tener presente que el cultivo en maceta va a necesitar riegos más regulares.
  • Para el sustrato basta con utilizar una mezcla a partes igual de: humus de lombriz, tierra vegetal, y materia orgánica.
  • Se colocará el sustrato en la maceta o huerto y se humedecerá antes de la siembra.
  • El riego debe realizarse de manera periódica para evitar la sequía del suelo. También se debe evitar la humedad excesiva de la tierra, ya que esto podría producir que las raíces se pudran.
  • La recolección de las hojas del llantén se debe realizar a mediados del verano, luego de que la planta haya llegado a su plenitud. Lo ideal es mantener la planta viva y tomar sus hojas frescas para su uso. Las hojas también se pueden secar para utilizarlas posteriormente. Por otro lado, las semillas de la planta se recolectan una vez se haya secado la flor.

 

Propiedades medicinales del llantén

 

Esta pequeña planta posee grandes y útiles propiedades medicinales. Sus principales propiedades son las de cicatrizante, astringente, purificador de sangre y expectorante.

Sus hojas son ricas en Taninos y Alantoína, lo que les permiten desinfectar, detener el sangrado y ayudar a cicatrizar heridas. También le permiten tratar la dermatitis, pústulas, llagas, entre otras afecciones de la piel. Gracias a estas propiedades las hojas de llantén estimulan el crecimiento de células de la piel y reemplazan las células dañadas. Por lo que la aplicación de sus hojas sobre una quemadura, ayudan a disminuir el dolor y a la regeneración de la piel.

Gracias a las propiedades bactericidas y antiinflamatorias del extracto de sus hojas, el llantén ayuda a combatir el dolor en los oídos y muelas.

El jugo de hojas de llantén se emplea para combatir los tumores malignos, el asma, la tos, la tos ferina, catarro bronquial, ronquera, gastritis, úlceras, diarrea, disentería y otros problemas del estomago. También ayuda a depurar la sangre, el estomago y los pulmones, y funciona como diurético.

Adicionalmente ayuda a desinflamar los riñones, combate los problemas en la boca y encías. Ayuda con la ictericia, debilidad de la vejiga, hemorroides, hemoptisis, afecciones del hígado y el cáncer.

Por otro lado, la infusión de llantén es empleada para gargarismos contra la amigdalitis y como colirio. El jugo de esta planta se emplea para disminuir la inflamación de picaduras de avispas, abejas mosquitos, pulgas, perros, víboras y para la comezón ocasionada por las ortigas.

 

Preparación de remedios de llantén

Dependiendo del tipo de tratamiento que se requiera, el llantén debe ser preparado según se indica a continuación.

 

Infusión: se hierve en dos tazas de agua, un puñado de hojas secas por 15 minutos. Este preparado se debe colar para usar en gárgaras, heridas o resfriados y conjuntivitis.

Pomada: se extrae el jugo de varias hojas y se mezcla con 3 cucharadas de manteca de cerdo o vaselina. Para aplicaciones externas.

Cataplasma: una vez lavadas las hojas, se hierven un minuto en agua para escaldar un poco las hojas. Luego se toman las hojas con las manos limpias y se coloca sobre la zona afectada. Sobre las hojas se coloca una venda para asegurarlas. Se deben cambiar 2 o 3 veces al día.

Licuado de llantén: para el licuado se deben recoger las hojas frescas, lavarlas un poco y colocar un puñado en una batidora. Se añadirá un baso de agua 250ml, y se aconseja añadir también unas hojas frescas de stevia. Batir durante un minuto, colar el jugo en un vaso y listo para tomar. Se puede guardar en el frigorífico hasta un máximo de 8 horas.

 

NaturVall – Cultivo de plantas medicinales

Deja un comentario