Histidina

Aminoácido Histidina | Funciones y Beneficios

Entre los aminoácidos esenciales podemos encontrar la Histidina. Para aportar a nuestro organismo la cantidad de Histidina que necesita, debemos incluir en nuestra dieta, alimentos que contengan este compuesto orgánico. Sabemos que si nuestro organismo es capaz de sintetizar un aminoácido, hablamos de aminoácidos no esenciales, en caso contrario, hablamos de aminoácidos esenciales. Por lo que, para que nuestro organismo pueda obtener aminoácidos como la histimina, debemos suministrárselos a través de los alimentos que consumimos diariamente.

La Histidina se encuentra con abundancia en la hemoglobina y cumple una función importante en el mantenimiento de las vainas de mielina, las cuales a su vez, se encargan de proteger las células nerviosas. Este aminoácido es necesario para la producción de glóbulos rojos y blancos, y es esencial para la reparación y crecimiento de tejidos.

 

Beneficios de la Histidina

 

Este aminoácido es considerablemente importante para nuestro cuerpo. Gracias a su descarboxilación se transforma en Histamina, y de esta forma ayuda a combatir la falta de movilidad y la inflamación generada por la artritis reumatoide. Así como también ayuda a contrarrestar la anemia, las úlceras y las alergias.

La Histidina combinada con otros aminoácidos y la hormona de crecimiento, ayuda con la reparación de tejidos, principalmente en el sistema cardiovascular. También funge como neuromodulador en el sistema nervioso, al ser sintetizada y liberada por neuronas, lo que ayuda entre otras cosas, a fortalecer la memoria.

Por otro lado, aporta gran ayuda para combatir la intoxicación por metales pesados, la frigidez, la impotencia, los vómitos durante el embarazo y daños por radiación.  Por otro lado también reduce la presión arterial, fortalece la respuesta inmunitaria, y favorece la secreción de ácido clorhídrico y pepsina por el estómago, lo que contribuye a mejorar la digestión.

La Histidina está indicada como tratamiento complementario para ayudar combatir enfermedades como la neuritis, hipertensión arterial, afecciones cardiovasculares, la artritis reumatoide, úlceras, problemas auditivos, anemia, infecciones, intoxicaciones por metales pesados, impotencia, frigidez y sinovitis tóxica.

La histidina no provoca efectos secundarios o colaterales. Sin embargo, para las personas que sufren de problemas hepáticos o renales, no se recomienda la ingesta de aminoácidos en grandes cantidades.

 

¿Qué consecuencias puede generar la carencia de Histidina en nuestro organismo?

La falta o ausencia de la Histidina en nuestro cuerpo puede generar diversos trastornos.

Entre los problemas que puede ocasionar la carencia de este aminoácido en nuestro organismo, se encuentran una respuesta inmunitaria deficiente, mayor disposición a acumular radicales libres, trastornos en el sistema auditivo, mayor disposición a vómitos durante el período de embarazo y en los niños podría generar problemas de enanismo e incluso algunas malformaciones.

 

Alimentos que contienen Histidina

 

Para el consumo necesario de Histidina, podemos incluir en nuestra dieta algunos de los siguientes alimentos:

 

Alimentos de origen animal:

  • Carne:  pollo o pavo. (menos de dos veces por semana)
  • Pescado: mero, salmón, caballa, sardina, atún, etc. (solo dos veces por semana)
  • Huevos.

Alimentos de origen vegetal:

  • Legumbres: altramuces, algarroba, lentejas, guisantes, fenogreco, habas, soja, cacahuates, judías, etc.
  • Semillas y frutos secos: semillas de girasol, semillas de sésamo, nueces, almendras, avellanas, semillas de calabaza, etc.
  • Taro.
  • Cereales y sus derivados: trigo, avena, maíz, arroz, harinas, germen de trigo, pan, etc.

 

Otros alimentos que contienen Histidina en menor proporción:

  • Verduras: espinacas, berros, coliflor, coles, calabacines, berenjena, tomate, chayotes, pepinos, cebollas, calabazas, pimientos, etc.
  • Frutas: fresas, mandarinas, papaya, plátano, piña, guayaba, albaricoque, okra, etc.

 

Deja un comentario